El pequeño Juan

Quedaba claro entonces que el pequeño Juan había decidido suicidarse. Tal decisión no había sido tomada a la ligera, tenía todo un bagaje sin resolver en el cerebro y ya no aguantaba más su peso. Todas sus ideas se revolcaban entre su mano asesina y los recuerdos de aquellos fatídicos días. Entre más recordaba, más presionaba el cuchillo contra su piel. No había salvación alguna, no había escape de las memorias. Malditas sean las neuronas, los cuchillos japoneses y la pregnancia de los recuerdos.

Fragmento sacado del libro: El libro de NOlo que nunca existió

Tags: , , , , , ,

Deja tu comentario!