El leproso y la enfermera…

No hay historias comunes, porque todas tienen sus particularidades con un comienzo y un final que muchas veces se une creando a su vez historias muy grandes que nunca se sabe en donde acabarán. Pero no me preocupo por su fin, me preocupo por lo que sucede durante la historia, y es por eso que ahora traigo un fragmento de una historia posiblemente interminable de hechos, cosas y personajes.

Todo comienza con un viejo leproso que todos los Domingos se iba a al atrio de la iglesia a bailar salsa, a el no le importaba que se le cayeran pedazos por doquier, lo único que el quería era llegar, sacar su disco que apenas y resistía el paso de la aguja y bailar, bailar salsa durante todo el día. Muchas veces, al final del día se iba con uno que otro dedo menos, pero realmente no le importaba, pues el bailar lo hacia muy feliz. Sin embargo a veces se ponía melancólico, le dolía que dentro de poco su disco se rompería y jamás volvería a poder bailar.

Siguió así durante unos días más hasta que se le ocurrió probar su suerte en la fuente de la iglesia en dónde todos tiraban monedas para pedir deseos. Tomó una moneda de 10 pesos y la lanzo junto con el único dedo pulgar que le quedaba, deseando con todas sus fuerzas un par de bocinas, para poder oír su disco en casa y no tener que someterlo al viaje de ida y vuelta a la iglesia maltratándolo, y como beneficio extra, podría recoger los pedazos que perdía ahí mismo sin que los perros callejeros se lo comieran.

Como era de esperarse, el deseo no cayó del día a la mañana, el leproso tuvo que esperar por un mes guardado en su casa. Hasta que un buen día tocó a su casa la enfermera que comúnmente mandan del hospital para checar si necesita alguna atención especial. El abrió como siempre, pero la situación no era como el esperaba, la enfermera entró llorando y se sentó desconsolada en el sofá, había peleado con su novio y estaba desconsolada. El, como el buen hombre que era, se sentó a su lado –¿Qué te sucede niña?- le dijo con una voz calmada. Ella como pudo trató de calmar su llanto – mi novio se ha enojado conmigo porque no me quise quitar la camisa frente a el cuando estábamos en la sala de su casa- le dijo mientras se limpiaba el maquillaje corrido por las lagrimas. El leproso sólo sonrió y le dio unas palmaditas en la espalda –aaah, pero no llores por eso niña, que eso se resuelve muy fácil, tan solo tienes que aprender a tener confianza en ti misma, seguramente te apenas porque crees poder defraudarlo al mostrarte de esa manera – dijo el leproso con un titulo en psicología respaldándolo, mientras recogía un pedazo de su nariz de la alfombra. Tan solo necesitas un poco de práctica, ya verás. El leproso se levantó y salió del cuarto mientras ella lo esperaba con curiosidad sentada en el sofá.

Al cabo de unos cuantos minutos el leproso regreso con un chango aferrado a su cintura y se paró frente a ella. Este chango es especial ya que lo he entrenado a hacer lo que yo quiera ofreciéndole a cambio una botella de tequila – mientras el chango tan solo de oír la palabra tequila enloquecía, saltando y babeando. Ahora le diré que se quede aquí junto a ti, para que practiques con el quitándote la blusa, de esa forma y sabiendo que estas ante un chango, podrás quitarte de la pena y tu novio notará el cambio. Así que los voy a dejar solos un rato – dijo el leproso mientras intentaba sacar su ojo derecho de la botella de tequila que ahora tenia en la mano, y se retiro del cuarto.

A la media hora exactamente, el leproso volvió y se alegró al ver que la enfermera tenia dibujada una sonrisa en el rostro y no lloraba mas. Muchísimas gracias señor, me ha ayudado usted como no tiene idea, jamás podré pagarle – le dijo la enfermera mientras lo abrazaba con fuerza tirándole sin querer una oreja al piso. No te preocupes niña, anda con tu novio, no me tienes que pagar nada. La llevo a la puerta mientras el chango se perdía en su botella de tequila, y justo al cerrar la puerta, algo extraño ocurrió.

Ante el apareció un duendecillo con una bolsa en la espalda y se dirigió a el con las siguientes palabras: Tú has ayudado a alguien desconocido, y por lo tanto mereces que tu deseo sea cumplido. En un abrir y cerrar de ojos, el duendecillo saco de su bolsa un par de bocinas y se las dejó en el piso ante los ojos atónitos del leproso. Mi misión ahora esta cumplida, suerte. Y así como vino, se marchó sin decir más.

Su cara se iluminó con una felicidad que no sentía hace tiempo, instaló las bocinas y ese mismo día murió feliz. Murió deshecho en la alfombra de su casa de tanto que bailo y bailo, sin importarle que las piezas de su cuerpo se despidieran de el. Bailó feliz hasta morir.

Gracias por la ayuda proporcionada para este proceso a: Isuix mi amorcitu :*, y al mongolito de Juan

12 Comentarios en “El leproso y la enfermera…”

  1. arboltsef Dice:
    February 21st, 2004 at 11:24 pm

    qué fumaste?

  2. El Huracán Dice:
    February 22nd, 2004 at 1:12 am

    jajajajajajajajajajajajajaja……

  3. NOlo Dice:
    February 22nd, 2004 at 1:36 am

    Jajajajajajaja fume de lo que me pasaste jajajajajaja :p
    Nah, solo es un ejercicio que hice en mi clase de creatividad jajaja, este cuento digamos que esta hecho a la fuerza por medio de un metodo especifico…. :p

  4. Ultramancito Dice:
    February 22nd, 2004 at 3:09 am

    Que Alegre!!.

  5. Luis Bond Dice:
    February 22nd, 2004 at 4:14 am

    Definitivamente, nolo esta fumando los experimentos raros ke hace alex :p

  6. NOlo Dice:
    February 22nd, 2004 at 4:27 am

    *se marea y cae muerto inconsciente despues de inhalar una cosa rara :s*

  7. geronline Dice:
    February 22nd, 2004 at 4:36 am

    te voy a acusar con maricarmen que estas metiendo drogas a la suite

  8. NOlo Dice:
    February 22nd, 2004 at 4:43 am

    Jajaja ay si, vean cuanto miedo le tengo a maricarmen ¬¬ como si la mensa se fijara que tenemos ya nuestro plantadio de mariguana aqui :p

  9. geronline Dice:
    February 22nd, 2004 at 4:45 am

    se ponen pastelosos verdad?

  10. NOlo Dice:
    February 22nd, 2004 at 4:46 am

    Jajajaja, si, de hecho ahora mismo estoy todo pasteloso 😀 como supiste, regresate a vivir aca y veras que alegre es :p

  11. Ales Dice:
    February 22nd, 2004 at 4:53 am

    Luis no debes estar revelando lo de mis experimentos >_< se SUPONE que es SECRETO! ... por cierto mi vocero oficial puede negar cualquier relacion entre nolo y mis experimentos, no mas preguntas.. *se marcha con sus guaruras abriendose paso entre la prensa*

  12. loquisiux Dice:
    February 22nd, 2004 at 11:28 pm

    Jajajaja ya lo habia leido… me espatille de la risa con el cuento.. y yo ayude a hacerlo?..bueno no mucho pero pues algo hice 😛
    Te Amo cielo.. deja de participar en los experimentos de Alets por dinero que a la final nunca te paga..! 😛 :*

Deja tu comentario!